ANILLOS SOLITARIO

Los ‘anillos solitario’ son la forma favorita de declarar el amor. Son de los anillos de compromiso más elegantes y deslumbrantes, un clásico, un icono de la belleza pura. La simbología es clara: cuando se le obsequia a una mujer con un anillo solitario, el anillo trae consigo toda la dimensión atemporal de la piedra preciosa. El amor que se profesa es entonces como la joya: indestructible y eterno.

El diseño clásico de los anillos solitario

El anillo solitario no se ha perdido a lo largo de los años. Es una pieza presente en las tradiciones del matrimonio. Un clásico muy demandado es el anillo compromiso Tiffany, ya que fue el primero que incorporó seis patas de platino para sujetar el brillante. Esto permite que la piedra brille mucho más por estar suspendida en el aire.

Aunque parezca que los anillos solitario solo puedan llevar una piedra, no es así. En el Renacimiento, la joya se transformó y puede haber un gran diamante acompañado por más pequeños. En realidad, cuando decimos solitario no se refiere al anillo sino a la piedra principal.

El anillo puede ser de oro, plata o platino. Hoy en día, esta joya se vuelve a reinventar y da lugar a estilos menos clásicos dependiendo de los materiales y los colores predominantes en el engarce de la joya.

Los anillos solitario no son solo para las novias

No solo las novias llevan este tipo de anillo. Hay algunos países donde la tradición es regalar un solitario a las niñas que cumplan quince años, o después, cuando son mayores de edad.

También los hombres pueden llevar anillos solitario. Aquí el significado no está ligado al amor eterno. A los hombres les gusta llevar este tipo de anillos como complemento estético, y cada vez más los vemos luciendo este tipo de alhaja.

Los anillos solitario son finalmente una joya elegante, discreta y combinable con otro tipo de anillos.