RELOJES

Los relojes son la forma más conocida de leer el tiempo y forman parte de la joyería más apreciada. La moda evoluciona con la sociedad, al igual que los accesorios y las joyas. El caso de los relojes es muy peculiar ya que evoluciona la maquinaria, los materiales y el diseño.

Los relojes como accesorio de moda

Los primeros datan de finales del siglo XV. Era el momento de los relojes de bolsillo, piezas maravillosas con cadena que los caballeros más elegantes llevaban en los chalecos. Los relojes de pulsera no aparecerán hasta finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. En un principio se pensaron para las mujeres. Para los hombres el sentido de estos artilugios era exclusivamente militar.

Los primeros de muñeca para las mujeres fueron accesorios considerados como joyas. En la década de 1960, el color agrega un nuevo toque de feminidad a este complemento, con lo que se combinan con la ropa o con otros accesorios como los zapatos o el bolso.

Un accesorio imprescindible

El caso curioso de los relojes es que tienen una parte utilitaria y otra meramente plástica. Es fundamental la parte del diseñador y del joyero, pero es imprescindible la parte mecánica. Hay que recordar que es un instrumento de precisión e ingenio. Dejando a parte la maquinaria del reloj, si nos centramos en este accesorio como joya, habrá tantos estilos como looks y momentos de la vida de hombres y de mujeres. El tamaño y los materiales será un determinante de la época y del carácter del artículo.

Los más impresionantes son los de oro o platino decorados con piedras preciosas. Grandes firmas de relojería tienen su fama por la creación de estos artilugios cuyos modelos datan de más de cincuenta años y que siguen estando en el mercado. Las marcas son reconocidas por su calidad, exclusividad, y, sobre todo, por el estatus social que proporcionan.