PULSERAS ANTIGUAS

Las pulseras son un adorno que se lleva alrededor de la muñeca y cuya finalidad hoy en día es principalmente estética. Todas las civilizaciones de las que se conservan algún tipo de ornamento personal utilizaban pulseras. Las pulseras antiguas, por tanto, son un elemento común en todas las épocas. Pero no siempre han sido con fines ornamentales. Se sabe que muchas culturas las usaban para diferenciar castas o tribus o eran un artículo que les servía como amuleto. También podían utilizarse  para tapar los brazos y no dejarlos descubiertos.

Diseños variados de las pulseras antiguas

Los diseños a lo largo de los siglos han ido variando. Según la época, era común verlas con un único aro, abiertas, con incrustaciones, anchas, finas, con animales, tipo brazalete, de cordón o de cadena. También las hay antiguas con colgantes muy elaborados. Cada pendentif ya de por sí es una joya que se le incorporaba a la pulsera.

El estilo de las pulseras antiguas es relevante

Las pulseras antiguas de oro o platino con incrustaciones de piedras preciosas son muy apreciadas. Hay obras de arte, donde el trabajo del joyero cobra vida en la muñeca del que la lleve.

A mediados del siglo pasado, tienen especial importancia las pulseras con dijes. Estos podían ser monedas, símbolos del zodiaco, figuritas, piedras preciosas o animales, entre otros.

Si se ha decidido llevar pulseras antiguas, es importante que se combinen con el look adecuado. Aunque el término antiguo es muy amplio, es cierto que no todas las pulseras producen el mismo efecto. La manga de la camisa o del vestido también será un determinante para la elección. Los brazaletes, por ejemplo, solo pueden llevarse con vestidos o camisas sin mangas o con ellas muy cortas. Finalmente, el estilo del reloj debe combinar con la pulsera si lo que se busca es un resultado elegante y clásico.