PENDIENTES ART DECÓ

El Art Deco es famoso por sus joyas, por la moda, por el arte y por la arquitectura. Alrededor de los años treinta, la introducción de la moda con telas ligeras, llevó a los joyeros a crear joyas delicadas, muchas de ellas montadas en platino. Los peinados también cambiaron y la nueva moda del pelo corto tuvo un impacto directo en los pendientes Art Deco.

Accesorios y pendientes Art Deco

Las mujeres siguen la moda de ropa parisina y la combinan con accesorios exclusivamente pensados para esas prendas. Por ejemplo, la manga corta favoreció a llevar múltiples pulseras en el mismo brazo. Los sombreros son otro accesorio importante del momento y se llevaba con el pelo corto y con pendientes Art Deco largos que llegaban casi a los hombros.

Materiales empleados

Se usan piedras exóticas como el coral, el jade, el ámbar y el ónice. El oro blanco se sustituye muchas veces por el platino. Se introducen piedras preciosas más asequibles, como amatista, topacio o citrina. Nuevos materiales entran en juego como el metal niquelado o cromado, el acero inoxidable, el aluminio y la laca. Además, entran en juego piezas talladas de madera. También se avanza en el tamaño de las piedras, las más grandes se ponen de moda. De ahí que se conserven maravillosos pendientes Art Deco con grandes piedras como protagonistas, muchas de ellas brillantes.

Definitivamente, la seducción del Art Deco y su éxito se debe a que no es un estilo forzado ni que se quería imponer. Simplemente surge por la inquietud de diferentes artistas que llevan el estilo a la vida cotidiana y que lo adaptan a la necesidad y los gustos de la época. Lo mismo ocurre en joyería: se buscan piezas que favorezcan a las mujeres, y el mejor de los ejemplos son los pendientes Art Deco.