MEDALLAS

Las medallas son piezas muy versátiles ya que pueden ser meramente ornamentales o tener diferentes significados. Las hay con mensaje, conmemorativas o con simbología religiosa.

Medallas, accesorio clásico y actual

Estas piezas de joyería han existido desde la época romana hasta llegar hasta nuestros días. El diseño está marcado por la forma, tamaño y materiales empleados para su confección. Las más clásicas suelen tener iconos como vírgenes y santos con imágenes solemnes que representan la religión. Estas figuras pueden trabajarse en relieve, en metales nobles como el oro o el platino, o bien ser piezas independientes que se incorporen posteriormente a la medalla.

Aunque suelen ser con forma de disco, también las hay poligonales, con diseño de lágrima, o con la silueta de lo que representen como pueda ser una virgen.

Mensajes en la medalla

Es muy común que uno de los primeros regalos de un bebé sea una medalla. Es parte de la tradición regalársela a niños en actos religiosos como bautizos y comuniones. Pero hoy en día, también es un accesorio más de la moda. La tendencia es que se utilicen con fines ornamentales y se combinen con otro tipo de joyas en diferentes cadenas. Otra manera de llevarlas es compaginar diferentes tamaños en la misma cadena.

Las técnicas y los materiales con las que los maestros joyeros trabajan estas piezas son muy diferentes. Cabe mención especial el esmalte, con el que se consiguen maravillosos efectos de luces y colores. El Art Nouveau y el Art Decó fueron dos épocas increíbles que produjeron verdaderas obras de arte utilizando este material. Encontrar una medalla de estos periodos con esmalte trabajado en fenestrado o en plique-à-jour, es común. El efecto final es asombroso ya que el esmalte se aplica a mano, capa a capa de una forma que queda suspendido en celdas huecas, dejando así pasar la luz.