CRUCES

Las cruces son joyas cuyo valor dependerá de la época y de los materiales empleados. Su procedencia también será importante, puesto que normalmente van unidas a fechas memorables como nacimientos, comuniones, cumpleaños o bodas. Pero también pueden ser simplemente un capricho, hay verdaderas obras de arte que pueden lucirse en cualquier momento relevante.

Las cruces son una expresión

Este artículo de joyería es un emblema que ha existido desde hace muchos siglos. Se relaciona normalmente con el cristianismo, pero también aparece como símbolo en la cultura china y egipcia. Es el concepto de divinidad por excelencia, es una joya solemne al mismo tiempo que elegante. Son parte de famosas colecciones de muchas personalidades y de casas reales cuyo valor es incalculable.

Lejos de llevarse siempre como un símbolo cristiano, sorprende la cantidad de maneras y estilos que puede adoptar esta pieza. Puede ser muy sencilla, hecha solo de madera, o formidablemente trabajada con piedras preciosas o perlas.

Una joya memorable

Plata, oro y platino, son los metales por excelencia para trabajar este tipo de joya. Dependiendo de la tendencia y del estilo del artesano, si se trata de simbología cristiana, se podrá representar la figura de Cristo o simplemente la cruz. En el siglo XX, alrededor de los años 30, el Art Decó fue impulsor de preciosas joyas y de muchas cruces magníficas piezas de joyería. Las hay de platino y de oro amarillo con diamantes, una tendencia muy exclusiva de la época.

Esta pieza hoy en día sigue siendo una joya muy valorada para lucir en diferentes eventos. Dependiendo del acto al que se acuda, puede ser un bonito complemento de la moda actual. Van bien con escotes discretos o más amplios para las mujeres más atrevidas. Aunque en menos medida, los hombres también pueden llevarlas, todo de penderá del estilo de cada uno.