BROCHES DE ORO

El broche es el descendiente directo del peroné, usado en tiempos de los romanos de forma utilitaria. Hoy en día, el broche es un accesorio exclusivo que llevan muchas mujeres y hombres para realzar prendas. Los broches de oro están de moda; se lucen en vestidos, pañuelos y chaquetas, o incluso en el cabello. Podríamos decir que son mágicos porque transforman cualquier tipo de prenda haciéndola más sexy o más formal.

Los broches de oro son atemporales

Generaciones antiguas y más jóvenes, usan los broches integrándolos en el estilo más particular de cada uno. La reina Isabel II es famosa por la infinidad de broches de oro que le encanta lucir. Generalmente son de oro blanco, material preferente para combinar con piedras preciosas como los diamantes. El clasicismo de la reina es claro en su vestimenta y en su estilo. Siempre decide poner el broche al lado izquierdo, un poco más arriba de la altura del pecho.

Cuándo y cómo llevar los broches de oro

Por ser de oro, se trata de una joya que debe dársele la importancia y valor que le corresponde. Hablamos de piezas que se alejan de las de fantasía o bisutería que pueden usarse con ropa más informal.

Dependiendo del estilo de cada persona, no siempre el collar es el complemento ideal, ya que puede no combinarse bien con ciertos escotes o pendientes. Son ideales para lucirlos en eventos, reuniones formales y fiestas. Nunca dejes el mismo broche en la misma prenda ya que dejará de darle el valor que tiene la joya.

Diferentes modos de llevar los broches de oro

El broche de oro puede utilizarse en la solapa de una chaqueta. Otra forma de llevarlo en cerrando una blusa, emulando la época vintage. Son tremendamente elegantes en invierno llevándolos en abrigos largos, bufandas y en sombreros.

En una fiesta, se puede apostar por un moño resaltado con una pieza de alta joyería. Un broche de oro blanco o de oro amarillo sería el complemento ideal en un peinado.

Definitivamente, los broches de oro son el complemento ideal para un estilo elegante y único.