BROCHES DE BRILLANTES

Los broches de brillantes son la pieza clave en todas las joyerías. Se trata de una apuesta segura para todos los que se deciden a adquirirla ya que no hay muchas piezas. Al mismo tiempo, el diamante es el rey de todas las piedras preciosas. Llevar una joya tan exclusiva como esta, solo será posible para unos pocos privilegiados.

Los broches de brillantes, una declaración de estilo

Los broches son un artículo de joyería que a menudo se admira; son toda una declaración de estilo luciéndose en el pecho, en un sombrero, en un pañuelo, o en un bolso. Incluso, a menudo se ven en bandas de la realeza.

Algunos personajes relevantes han sido admirados por lucir broches con brillantes, piezas únicas que se han hecho famosas por derecho propio.

Tres broches de brillantes que son historia

A la reina Isabel II se le conoce por lucir grandes broches con brillantes que pertenecieron a sus antepasados. El más famoso de los broches es el que porta los increíbles brillantes Cullinan III (con forma de pera) y Cullinan IV (de forma cuadrada). El broche es muy simple, pero lo que más llama la atención es el increíble tamaño de los dos brillantes.

La Duquesa de Windsor es otro personaje real que presume de tener uno de los broche más famosos de todos los tiempos. Se trata de la ‘Pantera de Cartier’ la cual lleva incrustada brillantes incoloros, brillantes amarillos y zafiros. Es todo un icono en joyería.

Bulgari es otra joyería prestigiosa, famosa porque muchos personajes reconocidos lucen sus creaciones. Edie Fisher (uno de los maridos de Elizabeth Taylor) regaló un maravilloso broche con forma de flores para intentar mantener su tortuosa relación con la actriz. El broche está confeccionado con brillantes, esmeraldas y platino.

Los broches de brillantes, sean famosos o no, siempre se crean y se usan ​​para mostrar un profundo sentimiento de amor, riqueza y buen gusto.