ANILLOS DE ORO

El anillo es una joya que ha pasado por todas las épocas: desde la prehistoria hasta nuestros días, ha encontrado siempre su lugar. Anillos de oro, de plata, cobre, platino, de madera, o incluso de pelo de elefante; las sortijas son un adorno social, simbólico, que ha evolucionado hasta nuestro días.

Los primeros anillos de oro

El primer anillo de oro conocido se encuentra en el Antiguo Egipto. Solo lo llevaban las personalidades de estatus más alto como símbolo social, o para firmar y autentificar documentos utilizándolo como sello. Uno de los más conocidos es el de Ramsés II.

En la Antigua Grecia el oro no es de los metales más utilizados. Las preferencias se dirigían hacia la plata o el bronce.

En la época de los romanos, los anillos tenían una fuerte simbología social. El metal que se empleaba tenía su propio significado. El oro era símbolo de libertad, mientras que el hierro era signo de la servidumbre.

En la Edad Media, las gemas engarzadas en cobre, bronce, plata u oro tenían un valor extra. Muchos anillos se les consideraba talismanes.

Los anillos de oro en la era actual

Finalmente, el progreso de la tecnología de la joyería, de la metalurgia, el uso de nuevas piedras y de perlas cultivadas permiten realizar trabajos en joyería que no se veían hasta el momento. Los anillos de oro se convierten en expresión y en moda. Muchas veces son tendencia marcada por la temporalidad. Puede estar de moda el oro blanco, el amarillo, el rosado, o la combinación de los tres. La imaginación es infinita y se hacen verdaderas obras de arte donde las piedras preciosas o semipreciosas pasan a ser también las protagonistas.

Muchas veces las tendencias las marcan los personajes públicos que son buscados por firmas de joyería para llevar sus artículos de lujo.