CUBERTERIA ANTIGUA

Cada vez que tenemos una celebración, seguramente lo hagamos con una comida o cena. La presentación de los platos y el arte de la mesa será muy meditado por el anfitrión para que los invitados no olviden nunca el evento. Brindar con una magnífica cristalería o comer con una cubertería antigua, será lo que haga el acto verdaderamente especial.

Cubertería antigua de lujo

Se puede decir que uno de los inventos más utilizados a diario en todo el mundo, sea la cubertería. El hombre se las ingenió para crear los cubiertos básicos por pura necesidad. Desde tiempos remotos, la evolución de los materiales y de las formas; y la evolución de la sociedad, dan la identidad a la cubertería que tenemos hoy en día.

Curiosamente, el origen de la palabra cubierto viene de un mantel. En la Edad Media, la cubertería se cubría en la mesa para evitar que estuvieran manipulados y contuvieran algún veneno. Anécdotas a parte, cuando se pone la mesa y se espera que la comida sea especial, uno de los elementos más importantes son los cubiertos, y si se trata de cubertería antigua, nos aseguraremos de que todo saldrá a la perfección.

La diferencia está en los materiales

Hay distintas firmas repartidas por el mundo que cuentan con cuberterías exquisitas y de inconmensurable valor. La mayor parte de la cubertería antigua está hecha de plata maciza. También existen piezas de cubertería antigua de oro que pertenecieron a clases de nobles, ricos y a la realeza. Muchas de estas piezas pueden estar rematadas o adornadas por incrustaciones de otros materiales como hueso o marfil. Incluso las hay con piedras preciosas o semipreciosas.

A parte del material, también el valor de los cubiertos está en el sello de la casa que los fabricó. Además, era habitual que las familias compraran las cuberterías por encargo y pidieran que se les grabaran las iniciales o su propio sello heráldico.